jueves, 8 de mayo de 2008

Pere Bessó traduce a Edna Pozzi


De matinet, apenes desperts,
anàrem fins a la plaça on el mort
s’agronsava al sol.
Dos forats cecs i pregons
al front
i dones furioses de pics i pals
colpejant la mort
que no cessava de morir.

Escridassar nens,
i amagar els mocadors.

I colpies furiosament clara
el remolí d’odi i de silenci
amb les teues cames de cabra
fort d’atzavars i de pietat

en el matí del poble vil i fosc
com un cànter brut

Per la vesprada, ja el mort pudia a ombres,
mare.

I el portàrem damunt de llençols blancs
cap a un lloc davall dels alts arbres.



En la mañana, apenas despiertos,
fuimos basta la plaza donde el muerto
se balanceaba al sol.
Dos agujeros ciegos y profundos
en la frente
y mujeres furiosas de picas y palos
golpeando la muerte
que no cesaba de morir.

Gritar fuerte; niños,
y esconder los pañuelos.

Y golpeabas furiosamente clara
el remolino de odio y de silencio
con tus piernas de cabra
fuerte de azahares y de piedad
en la mañana del pueblo vil y oscuro
como un cántaro sucio

Por la tarde, ya el muerto olía a sombras,
madre.

Y lo llevamos sobre sábanas blancas
hacia un lugar bajo los altos árboles.

© Edna Pozzi
Traducción al catalán Pere Bessó

3 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

cantaros sucios de la vida, blancas sábanas de la muerte...
maría josepa

9 de mayo de 2008, 6:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

sorprende: el muerto que huele a sombras...

16 de mayo de 2008, 6:09  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Perefecta estructura y fuerte sentimiento: el equilibrio justo.
Buenísimo, Edna
un abrazo
susana rozas

31 de julio de 2010, 15:39  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal