viernes, 1 de agosto de 2008

Pere Bessó traduce a Elena Cabrejas


ON EL TEU SENYAL ERA TOTES LES MEUES MORTS

Arribares en un colp de sang
rampell nascut per a esclatar-me l'ànima
com una lluna al cristall.
I el teu nom, a penes pronunciat en la broma
de l'últim cant, era una súplica
a la vorera del vertigen del senyal que em deixares
per a començar a estimar-te.
La realitat arribava en cada absència de lluna.
El teu arrel estirant-me cap al mateix estany de la teua pell.
Travessí sense flaquejar la freda catedral de la nit,
la muralla tallada
el setial de la pluja per a aquesta set que no cessa.
La irrevocable sentència del teu amor no m'ha alliberat encara.
La meua veu crema en la foguera del silenci d'una posta infinita.

Darrere de la meua ombra sempre hi haurà la teua
omplint-me de boira la poca llum que em resta.


DONDE TU SEÑAL ERA TODAS MIS MUERTES

Llegaste en un golpe de sangre
arrebato nacido para estallarme el alma
como una luna en el cristal.
Y tu nombre, apenas pronunciado en la bruma
del último canto, era una súplica
al borde del vértigo de la señal que me dejaste
para empezar a quererte.
La realidad llegaba con cada ausencia de luna.
Tu raíz tironeándome hacia el mismo lago de tu piel.
Atravesé sin flaquear la fría catedral de la noche,
la muralla tallada
el sitial de la lluvia para esta sed que no cesa.
Aún la irrevocable sentencia de tu amor no me ha liberado.
Mi voz arde en la hoguera del silencio de un ocaso infinito.

Detrás de mi sombra siempre estará la tuya
llenándome de niebla la poca luz que me queda.

© Elena Cabrejas
Traducción al catalán Pere Bessó

1 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

por la palabra
felicitaciones

un abrazo alba

12 de agosto de 2008, 18:46  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal