martes, 16 de junio de 2009

Pere Bessó traduce a Fabiana León


MATRIU

Mire des de la gran matriu
el paradís
el lloc on els meus ossos
foren ales i les meues mans
cànters ardents.

Hi motlurí
ambicions i esperances.
Però ja no l’habite.
Després de la llum
hi hagué silenci
i en el silenci
fàstig.

Enyore el foc i el vent
damunt de les meues aspreses.

Confie en l’ordre superior
en la restitució de l’equilibri
que m’exilie la pena.



MATRIZ

Miro desde la gran matriz
el paraíso
el sitio donde mis huesos
fueron alas y mis manos
cántaros ardientes.

Modelé allí
ambiciones y esperanzas.
Pero ya no la habito.
Después de la luz
hubo silencio
y en el silencio
hastío.

Añoro el fuego y el viento
sobre mis asperezas.

Confío en el orden superior
en la restitución del equilibrio
que me exilie la pena.

© Fabiana León
Traducción al catalán Pere Bessó

6 comentarios:

Blogger Fabiana ha dicho...

Pere: un humildísimo agradecimiento por esta traducción, que ejerce sobre mi una mezcla deliciosa de extrañamiento y felicidad. Abrazos. Fabiana

16 de junio de 2009, 15:26  
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Extrañamiento y felicidad, hmmm.
casi, casi arrebato místico. Un placer pues.
Gracias.
Pere

28 de septiembre de 2009, 13:04  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fabiana lleva consigo el don de mostrar su carne viva y lo hace (¡Vaya si lo hace!) con pericia de verdadera artista.
Pere es un ser inefable al que creo que todos debemos agradecimiento por su maestría y su esmero.
Susana Giraudo

29 de septiembre de 2009, 13:44  
Blogger Pere Bessó ha dicho...

De nuevo, gracias, amiga Susana por tus palabras. La poesía no necesita ánimos, pero, en ocasiones, el poeta sí. Lo bello es que los lectores que están cerca de uno no necesiten evidencias,
Un abrazo.
Pere

30 de septiembre de 2009, 17:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Bello y profundo tu poema, Fabiana. Bella versión de Pere.
Aplausos y un beso grande para ambos
María Rosa León

1 de octubre de 2009, 9:45  
Blogger Pere Bessó ha dicho...

te trcojo el berso grande y lo guardo para mi dosis diaria de calidez humana, amiga Rosa
Pere

2 de octubre de 2009, 19:20  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal