martes, 24 de agosto de 2010

Pere Bessó traduce a Luis Benítez



LA RENCA

Tan cremada en aquest món,
com l'Amor Real en una sola
cançó de les ràdios populars.
Tan odiada l'esclava,
la negra, la fregadora,
que els seus patrons la desfloren
cada nit i ella, pendent
de florejar en una síl·laba atzarosa,
ella, la pobre, que crema -ara- només en ombres.
Despullat en la cuina
ell juramenta, després dels whiskis,
que una sola qüestió de fe
encara hi ha arreu de la Terra.
Tan indefensa en les seues mans d'embriac
brilla ètica, per damunt de tot ètica,
la inútil farga d'imatges,
la renca.


LA RENGA

Tan quemada en este mundo,
como el Amor Real en una sola
canción de las radios populares.
Tan odiada la esclava,
la negra, la fregona,
que sus patrones la desfloran
cada noche y ella, pendiente
de aflorar en una sílaba casual,
ella, la pobre, que arde -ahora- sólo en sombras.
Desnudo en la cocina
él juramenta, después de los whiskies,
que una sola cuestión de fe
todavía hay por la Tierra.
Tan indefensa en sus manos de beodo
brilla ética, por sobre todo ética,
la inútil fragua de imágenes,
la renga.

© Luis Benitez
Traducción al catalán Pere Bessó

5 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Me produce mucha tristeza imaginarla. Pero hay que hacerlo.

Madeline Millán

4 de septiembre de 2010, 22:36  
Anonymous galáctica ha dicho...

Un alegato para que no se pierda la memoria, para que se vea las cosas de esta índole que aún suceden- todo esto ampliado y puesto en su justo punto de lucha por la lengua catalana , que supo luchar por su cultura, y sobrevivir. Excelentes Luis y Pere.Saludos poéticos Irene Marks

5 de septiembre de 2010, 17:35  
Blogger Pere Bessó ha dicho...

Gracias, querida amiga Irene:
Es un lujo tenerte como lectora.
Besos.
Pere

9 de septiembre de 2010, 2:11  
Anonymous Anónimo ha dicho...

La renga es el recordatorio de una realidad, es el decir: vean, esto sigue pasando. La exhortación a la injusticia del abuso. No hablo catalán (mis abuelos eran castellanos, eso sí); pero tengo una hija traductora, que además es poeta, y sé muy bien que para traducir con precisión hay que ser un ser sensible, hay que transcribir no el signo que la palabra representa, sino el sentido mismo que quiso decir el poeta. Por eso comprendo esta labor y la admiro. Gracias a ambos poetas, entonces. Todo mi cariño. Isabel Krisch

17 de junio de 2012, 18:20  
Blogger Eduardo Espósito ha dicho...

Creo en la vida de las raíces aún cuando la desolación parezca reinar en la superficie... eso me hace valorar especialmente este poema, así como la impecable traducción de Pere.

17 de junio de 2012, 18:33  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal