domingo, 30 de marzo de 2008

Pere Bessó traduce a María Teresa Andruetto


PAVESE

........ S’assembla a mi, que em busque
........ el treball al cor.

........ C.P. l2 de setembre
........de l942. Diari.

Entre dones soles hem parlat d’ell
un d’aquests dies de març,
i de la vesprada que mon pare el veié
passar la caserna. Dos gossos
l’arrossegaven i aqueixa tristesa

que no ha vençut ningú. Il diavolo
sulle coline aguaita. És el 45 i la guerra
cansa . Es troben a la Piazza Cavour
o a Superga. A Torino, no a Le Langhe.
Sembla que mon pare mort em diga
a l’oïda “he passat Stupinigi
cap al meu poble”. L’altre es diu Cesare
i escriu en plenitud al voltant d’aqueixes coses
petites que ens ocorren a tots
i de tornar i no trobar ja res.
Mon pare és partisà, un partisà

de Ghío, i ha fet vint-i-tres.
Abans
que cante el gall em donarà aqueixes veus

que se senten des de lluny, l’eco
al turó. Queden a prop les terres
fèrtils, el corn d’or devastat,
i la ciutat que és grisa, no té
cel. Alguna vegada dirà no escric més,
el llapis creuat damunt del diari,
i acabarà l’ofici de viure. No hi haurà
què fer a la ciutat buida sinó esperar
i esperaràs que aplegue. Per aquest carrer
fins a l’hotel demà, vindrà la mort
i tindrà els teus ulls.


PAVESE

........Se parece a mí, que me busco
........el trabajo en el corazón.

.........C.P. l2 de setiembre
.........de l942. Diario.

Entre mujeres solas hemos hablado de él
uno de estos días de marzo,
y de la tarde en que mi padre lo vio
pasando la caserma. Dos perros
lo arrastraban y esa tristeza
que no ha vencido nadie. Il diavolo
sulle coline acecha. Es el 45 y la guerra
cansa . Están en Piazza Cavour
o en Superga. En Torino, no en Le Langhe.
Mi padre muerto parece que me dice
al oído “he pasado Stupinigi
hacia mi pueblo”. El otro se llama Cesare
y escribe en plenitud acerca de esas cosas
pequeñas que nos suceden a todos
y de volver y no encontrar ya nada.
Mi padre es partisano, un partisano
de Ghío, y ha cumplido veintitrés. Antes
que cante el gallo me dará esas voces
que se oyen desde lejos, el eco
en la colina. Están cerca las tierras
fértiles, el cuerno de oro devastado,
y la ciudad que es gris, no tiene
cielo. Alguna vez dirá no escribo más,
el lápiz cruzado sobre el diario,
y acabará el oficio de vivir. No habrá
qué hacer en la ciudad vacía sino esperar
y esperarás que llegue. Por esta calle
hasta el hotel mañana, vendrá la muerte
y tendrá tus ojos.


© María Teresa Andruetto
Traducción al catalán por Pere Bessó

4 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

Un texto que retrata al gran Pavese y a su "Mestiere di vivere";
un merecido homenaje. Gracias por compartirlo.
Felicitaciones a la autora y al traductor!

Elisa Dejistani

30 de marzo de 2008, 12:35  
Anonymous Anónimo ha dicho...

María Teresa Andruetto es una de las más grandes poetas de mi tierra cordobesa y estoy orgullosa que así sea. Conozco, además de su obra, su humildad, su grandeza, su don de gente. Gracias por traducir este poema incomparable.
Alicia Perrig

30 de marzo de 2008, 13:00  
Blogger Maria Rosa ha dicho...

Bravo por María Teresa que ha sabido dibujar con palabras este retrato de Pavese que es, además de una evocación, un tributo.
Bravo por Pere que le puso la música de su lengua Catalana.
Y bravo por Gustavo que nos convoca y nos hermana en la poesía.
Un abrazo a todos.
María Rosa León

30 de marzo de 2008, 21:35  
Blogger Marta Zabaleta ha dicho...

Hola, María Teresa!

Que bueno saberte en tan buena compañía, la de Bessó y Gus, y que refrescante gozar otra vez de tu poesia.

Abrazos
Marta Zabaleta

30 de marzo de 2008, 21:41  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal